jueves, 26 de febrero de 2015

PROCESOS II

Me encanta esa sensación de pequeño caos que se monta antes de crear una historia: los dibujos esparcidos por la mesa, los lápices que ruedan, las virutas del sacapuntas revueltas en tapas de botes. Todo mi mundo se traduce en clave creativa y lo que veo por la calle, sueño, como o huelo, cobra mayor sentido. Cada elemento que compone mi vida parece formar parte de un puzzle imperfecto cuyas piezas debo encontrar.
A este pequeño desorden creativo contribuye mi gata, que parece estar deseando encontrar nuevos dibujos en la mesa para echarse una siestecita sobre ellos, a cambio posa despreocupada.