lunes, 15 de diciembre de 2014

El HOMBRE QUE PUDO SER REY

Enfrascada en ilustrar el relato de Kipling "El hombre que quiso ser rey", estoy disfrutando inmensamente con los resortes de esta narración: épica, camaradería, farsa y aventuras, donde el autor nos cuenta esta fantástica historia a través de un testigo interpuesto entre él mismo y el lector.

Para contarlo con mis dibujos me he inspirado en las marionetas de sombras de la India. Los personajes se disfrazan de lo que no son y el propio narrador es espectador de lo que sucede en la historia, algo tan utilizado en la literatura contemporánea, por eso creo que el teatro de marionetas sirve bien a mi propósito.

"Todavía me falta ser hermano de un príncipe, aunque en una ocasión estuve a punto de emparentar con un hombre que pudo llegar a ser un verdadero rey y se me prometió la entrega de todo un reino, con sus tropas, tribunales, leyes y rentas. Pero mucho me temo que mi rey ha muerto ya, de modo que si quiero una corona habré de salir a buscármela."

Rudyard Kipling.